El Ayuntamiento forma al personal para minimizar el riesgo de fraude en las operaciones de la Estrategia DUSI cofinanciada por los Fondos FEDER

El secretario municipal, como miembro del equipo de autoevaluación de fraude, analiza la nueva Ley de Contratos del Sector Público y la normativa europea

El equipo de autoevaluación del riesgo de fraude en las operaciones de la Estrategia DUSI del Ayuntamiento de Quart de Poblet, cofinanciada por el Fondo de Desarrollo Regional (FEDER) a través del Programa Operativo de Crecimiento Sostenible (POCS) 2014-2020, ha puesto en marcha ya varias de las medidas acordadas para reducir el riesgo de prácticas fraudulentas en el desarrollo de las operaciones seleccionadas dentro de la estrategia. En este sentido, se ha celebrado una jornada, dirigida al personal municipal, en la que el secretario municipal, Jose Llavata, ha analizado la nueva Ley de Contratación del Sector Público y la directiva europea en la que se fundamenta.

El manual de procedimiento de la EDUSI establece, en el organigrama de la EDUSi y dentro del equipo de coordinación de la estrategia, la creación de un equipo de autoevaluación del riesgo de fraude, integrado por el secretario, el interventor, el tesorero, un técnico de Urbanismo y una administrativa de Intervención.

Tras el análisis y la elaboración de un informe sobre la situación actual en este ámbito en el Ayuntamiento, el equipo ha establecido una serie de controles que atenúen el riesgo de fraude, reduciéndolo a los mínimos aceptables, en la adjudicación y contratación de servicios, obras y suministros.

Desde el punto de vista de la selección de operaciones (las actuaciones a realizar dentro de la EDUSI), sólo es necesario actuar en cuanto a la persecución de las declaraciones falsas de los solicitantes en los procesos de contratación, estableciendo un proceso de verificación de la información, en el que se acceda a anteriores solicitudes de carácter fraudulento y otras prácticas similares por parte de los posibles adjudicatarios. Por lo que respecta al conflicto de intereses y la doble financiación, marcados como Europa como cuestiones a evaluar, en el caso de Quart de Poblet el riesgo es reducido, no obstante el ayuntamiento ha puesto en marcha una serie de medidas para mejorar la eficacia de los controles.

Por lo que respecta a la ejecución de las operaciones, los controles se establecen para minimizar el conflicto de intereses no declarados o pago de sobornos o comisiones. En este sentido, se ha habilitado un canal anónimo de denuncias abierto, que se encuentra disponible en la página web del Ayuntamiento (www.quartdepoblet.org) y se accede desde el banner EDUSI-FEDER, Medidas Antifraude. También se han fijado para intervenir ante la manipulación de un concurso competitivo, prácticas colusorias en las ofertas y falta de entrega o de sustitución de productos. No ha sido necesario porque el riesgo es bajo en cuanto a modificaciones del contrato existente, incumplimiento de un procedimiento competitivo obligatorio, precios incompletos y manipulación de las reclamaciones de costes.

En definitiva, las medidas y compromisos del Ayuntamiento (Organismo Intermedio Ligero en la gestión de la EDUSI) en la lucha contra el fraude son de cuatro tipos. En prevención: manifestar y difundir al máximo la postura antifraude de la Entidad DUSI; promover en el seno de las unidades de trabajo una conciencia colectiva consciente de los daños que provoca el fraude y de la decisión voluntaria de la institución para evitarlo; la solicitud de declaraciones responsables; el seguimiento especial de la tramitación de la operación: verificaciones sobre el terreno por parte de la Autoridad de Gestión o del OIG; declaración de intenciones (declaración de intenciones por parte de la Entidad EDUSI, que estará visible en la página web municipal; establecimiento de un código ético y de conducta de los empleados públicos, del que se dará conocimiento a todos los empleados, individualmente y a través de la web; medidas de formación al personal de la Entidad EDUSI en materia antifraude.

En materia de detección, además del Buzón de Sugerencias , se establece aplicar posibles “indicadores de alerta” que permitan sospechar que está teniendo lugar una actividad fraudulenta, ante la que se requiere una reacción inmediata para comprobarla y, en sy caso, tratar de evitarla, y se indica que cualquier persona que forme parte de la Entidad DUSI, tendrá la obligación de notificar a la Unidad Antifraude cualquier sospecha de actividad fraudulenta, para que ésta incoe el correspondiente expediente.

En cuanto a la corrección, se diseñarán medidas proporcionadas y eficaces para corregir las irregularidades detectadas y se revisarán los procesos y controles antifraude establecidos.

Finalmente, desde el punto de vista de la persecución, deberá informarse con inmediatez al OID (Ayuntamiento) de las irregularidades y sospechas de fraude y de los casos que puedan perjudicar la reputación de la política de cohesión  en las operaciones o proyectos financiados total o parcialmente con cargo a los fondos FEDER.