El Ayuntamiento impulsa otra comisión ciudadana para el seguimiento de una obra municipal

Representantes de las comunidades de propietarios y comerciantes forman parte del grupo de trabajo

 

La comisión mixta ciudadana para el seguimiento de las obras en la avenida Villalba de Lugo ya está en marcha. La integran representantes del comercio local y de las diferentes comunidades de vecinos y vecinas de la avenida, junto a representantes políticos y técnicos del Ayuntamiento. La primera reunión, en la que se han compartido información y propuestas, ya se ha celebrado.

 

El proyecto de mejora de la accesibilidad y de parte de las infraestructuras en la avenida Villalba de Lugo supone la segunda fase de la remodelación integral del eje viario Trafalgar-Villalba de Lugo, cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), mediante el Programa Operativo de Crecimiento Sostenible (POCS) 2014-2020 para la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible. En este caso, la aportación del FEDER es de 477.179,69 euros y la del Ayuntamiento, 238.589,85 euros. La inversión global en el proyecto es de cerca de un millón y medio de euros.

 

Esta actuación es una de las buena prácticas dentro del proyecto FEDER-EDUSI de Quart de Poblet, en la que se incide especialmente en la participación ciudadana.

 

En este sentido, recientemente, al igual que se hizo en Trafalgar, se celebraron sendas reuniones informativas en el Salón de Actos del Ayuntamiento, en las que la alcaldesa, Carmen Martínez Ramírez; el primer teniente de alcalde y concejal de Urbanismo, Sostenibilidad y Gobierno Abierto,Juan Medina, y técnicos municipales de la Oficina Técnica de Urbanismo, de Policía y de Movilidad, resolvieron todas las dudas que las personas que residen o regentan un negocio en la zona plantearon.

 

El encuentro sirvió también para dar los primeros pasos de la constitución de la Comisión Mixta Ciudadana.

 

Las obras en Villalba de Lugo han comenzado en el tramo de los números impares. Se mantiene abierta al tráfico en esta primera fase por el tramo par, en el que se permite el estacionamiento también.

 

El aparcamiento quedará prohibido en la zona de actuación y el corte del acceso a garajes se hará por fases.

 

En líneas generales, la actuación es muy similar a la realizada en Trafalgar. Se ha proyectado aparcamiento en batería, carril bici en uno de los lados, aceras más amplias, la remodelación del mobiliario urbano, pasos de peatones más seguros y accesibles para personas con movilidad reducida y con deficiencia visual, iluminación que reduzca el gasto energético, espacios más verdes, nuevos puntos limpios con contenedores soterrados cuando se puedan instalar y doble calzada de más de 6 metros de anchura con un único sentido de circulación.

 

Asimismo, se ejecutarán nuevos colectores de aguas residuales y de drenaje, así como la renovación de las acequias que cruzan la actuación, y se instalará una nueva red de agua potable, incluyendo la acometida a cada inmueble.